Logo, Leisure Activities, Person
dormokaba.com
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Flag

Los edificios y la construcción son los responsables del 39% de las emisiones de CO2 en el planeta. Las emisiones operativas, es decir, la energía necesaria para calentar, refrigerar o iluminar un edificio, representa el 28% de las emisiones totales. Dado que el sector de la construcción es un impulsor del cambio climático, existe un importante potencial de mejora y de acción medioambiental. El «World Green Building Council» cree que el sector de la construcción puede eliminar las emisiones de carbono para el año 2050, a través de la difusión mundial de edificios de energía neta cero.

Un edificio de energía neta cero, también conocido como edificio de carbono neto cero, es aquel que no tiene ninguna emisión de carbono durante su funcionamiento. Lo consiguen a través de elementos arquitectónicos que proporcionan altos niveles tanto de eficiencia como de generación de energía.

Desde un chalet de vacaciones hasta una gran oficina, estos edificios de energía neta cero de diversos tamaños son los precursores de un cambio de mentalidad en la arquitectura.

Grande: una sede de energía neta cero en Maryland (EEUU)

La mayoría de las oficinas urbanas carecen de espacio, por no hablar de la posibilidad de generar energía mediante paneles solares o turbinas eólicas. Pero la empresa de biotecnología United Therapeutics asumió el arduo reto de construir un edificio de energía neta cero en medio de una ciudad bulliciosa, y lo consiguió.

La sede de la empresa en Maryland, conocida como Unisphere, es actualmente el mayor edificio comercial de energía neta cero del mundo. Utiliza una mezcla de tecnologías avanzadas, como pozos de geointercambio perforados en el suelo y 3.000 paneles solares, para generar más energía de la que necesita.

United Therapeutics afirmó que el coste de este campus no fue mucho mayor que el de algunos de los anteriores de la empresa, aunque no cabe duda de que el edificio de energía neta cero también les ahorrará grandes cantidades a largo plazo.

Medio: Una escuela de diseño de energía neta cero en Singapur

La Universidad Nacional de Singapur (NUS) se asegura de multiplicar los edificios de energía cero al encumbrar a arquitectos y diseñadores en ellos.

El edificio SDE4 de la Escuela de Diseño y Medio Ambiente de la NUS, inaugurado en 2019, genera su energía mediante unos 1.200 paneles solares fotovoltaicos, lo que permite ahorrar hasta 180.000 dólares al año.

El SDE4 también cuenta con un sistema híbrido de refrigeración y ventilación y estructuras arquitectónicas que proporcionan la tan necesaria sombra en el clima tropical de la isla.

Nirmal Kishnani, entonces vicedecano del SDE de la NUS, afirma: «La sostenibilidad se ha convertido en una parte importante de lo que enseñamos. La arquitectura de la escuela tenía que estar a la altura de la pedagogía de la escuela. Si se hace bien, no sólo añadiría credibilidad a lo que enseñamos, sino que permitiría utilizar el edificio como ayuda a la enseñanza y andamio de investigación».

Pequeño: Una casa de vacaciones en la España rural

Una casa de vacaciones en el Parque Natural de los Valles Pasiegos, en el norte de España, llamada Villa Slow, demuestra que los edificios de energía neta cero pueden ser accesibles para las masas.

La arquitecta Laura Álvarez, que creció en la región, diseñó el edificio de energía neta cero porque anhelaba «un lugar en el que poder estar calentito cuando hace frío fuera y estar totalmente conectado al exterior cuando brilla el sol».

«La bomba de calor está conectada a la red y produce cinco kilovatios de energía por cada kilovatio que usa de la red. Por tanto, produce más energía de la que consume», explica Laura Álvarez. El diseño se basó en una «cabaña pasiega» tradicional y utilizó antiguos muros de piedra para maximizar el aislamiento térmico.

A medida que el número de edificios de energía neta cero sigue aumentando, esta modesta casa demuestra que no siempre tienen que ser proyectos comerciales o públicos a gran escala para marcar la diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *