Logo, Leisure Activities, Person
dormokaba.com
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Flag

Aunque la construcción sigue siendo uno de los sectores menos digitalizados, la creciente adaptación del Modelado de Información de Edificios (BIM) demuestra la facilidad con la que se incluyen las tecnologías adecuadas en los procesos existentes. Desde los primeros prototipos de la década de 1970 hasta los modelos maduros de la década de 2010, el BIM ha experimentado un enorme desarrollo y ahora ha alcanzado un nivel en el que es capaz de cambiar la industria fundamentalmente.

Si bien es cierto que el BIM comenzó principalmente como un paradigma de diseño, hay más en él de lo que parece. Los diseñadores y arquitectos no son los únicos que aprovechan las múltiples ventajas del BIM. Se trata de una tecnología de gestión de proyectos «todo en uno» que planifica, diseña, construye y opera, todo ello manteniendo todo documentado. Los beneficios del BIM son tan tangibles que muchos países -como Australia, Brasil, República Checa, Chile, Dinamarca, Finlandia, Japón, Kazajistán, Letonia, Noruega, Singapur, Corea del Sur, Reino Unido, Irlanda y Vietnam- están haciendo obligatorio el BIM para cualquier nuevo proyecto de construcción e infraestructura financiado con fondos públicos.

Las siguientes seis ventajas de BIM muestran por qué los constructores y promotores de todo el mundo se esfuerzan por sacar el máximo partido a esta valiosa herramienta.

1. Mejor colaboración entre equipos

Las construcciones son proyectos increíblemente complejos que requieren colaboración y comunicación entre equipos de diversos conocimientos. Uno de los problemas más comunes es la falta de conocimientos o de conexión entre estos equipos, sobre todo entre los que están en la oficina y los que están en la obra.

Sin embargo, los dispositivos de comunicación basados en la nube del moderno software BIM, facilitan la colaboración sin fisuras entre estos equipos. Independientemente de su función, los equipos pueden revisar sus modelos y el flujo de trabajo in situ o en sus dispositivos móviles, con actualizaciones en directo.

2. Ahorro de costes y recursos

La construcción es una industria notoriamente ineficiente. El proyecto medio se excede en un 80% del presupuesto y lleva 20 meses de retraso. Además, estos residuos tienen un impacto medioambiental devastador, ya que llenan la mitad de los vertederos.

BIM, que ahorra tiempo, dinero y recursos medioambientales a las empresas, es nada menos que un salvador tecnológico para aliviar estas nefastas cifras.

La adaptación del software puede reducir millones de costes. A modo de ejemplo, durante la construcción de una universidad estadounidense, cuando todos los miembros de los equipos utilizaron BIM, la planificación inteligente permitió ahorrar a los clientes 10 millones de dólares.

3. Ciclos de vida del proyecto más cortos

Asimismo, el BIM permite a los constructores y promotores tener periodos de desarrollo de proyectos mucho más cortos. Alrededor de un 30% de la construcción son retrabajos, que suelen tener su origen en una mala planificación. Al reducirse las repeticiones, los errores humanos y agilizarse el proyecto, es mucho más probable que los proyectos se terminen a tiempo, si no meses antes.

Esta ventaja de BIM también aumenta el rendimiento de la inversión: Cuanto más rápido se terminen los proyectos de construcción, antes se podrán utilizar.

4. Mejor gestión de las instalaciones

La rentabilidad del uso de BIM no se limita al acceso temprano a un edificio. Una vez finalizado el proyecto de construcción, BIM pone a disposición de los administradores de instalaciones información precisa y actualizada periódicamente durante todo el ciclo de vida del edificio.

BIM funciona como un manual viviente para los gestores de las instalaciones. Independientemente del tamaño o la finalidad de la instalación, BIM puede mejorar la gestión del espacio y agilizar el mantenimiento.

Por ejemplo, puede ayudar a los gestores a probar diferentes distribuciones de planta, optimizar la eficiencia energética y tomar mejores decisiones con respecto a cualquier adaptación o renovación.

5. Obras de construcción más seguras

Debido a la maquinaria pesada y a las alturas peligrosas, las construcciones pueden ser entornos de trabajo peligrosos. Incluso en las economías avanzadas, hasta el 40% de los accidentes laborales mortales se producen en las obras. Sin embargo, BIM puede intervenir para proteger el recurso más valioso de la construcción: La vida y la salud de las personas.

Mediante una excelente planificación y análisis de riesgos, los directores de proyecto pueden mitigar los riesgos de accidente. Además, una mejor comunicación reduce el agobio y el estrés, lo que permite a todos los trabajadores y ejecutivos disfrutar de una mejor salud mental.

6. Visualización de proyectos sobrealimentada

El uso de BIM hace que el diseño del edificio sea más detallado y preciso. Puede ayudar a los arquitectos a maximizar las ventajas de la ubicación del edificio, como la luz natural o las vistas.

Además de las ventajas prácticas del BIM, la herramienta potencia la visualización del proyecto, permitiendo a los arquitectos salir de su zona de confort y superar sus límites creativos. Desde torres giratorias hasta fachadas dinámicas, BIM abre una puerta a posibilidades estéticas que antes no existían.

Las contribuciones y beneficios del BIM a la arquitectura moderna son nada menos que definitorias del siglo. Cuando los historiadores del arte del futuro estudien los edificios de finales del siglo XX y principios del XXI, los construidos con BIM están llamados a recibir una mención especial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *