Logo, Leisure Activities, Person
dormokaba.com
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Flag

Debido al vertiginoso aumento de la urbanización, la industrialización y la población en todo el mundo, nuestro planeta está perdiendo biodiversidad a un ritmo alarmante, más rápido que nunca en la historia de la humanidad. Desde principios del siglo XX, con el auge de las ciudades, la población media de especies autóctonas en la mayoría de los ecosistemas importantes ha disminuido al menos un 20%.

Sin embargo, hay que destacar que la naturaleza es resistente. Con las condiciones y estrategias urbanísticas adecuadas, puede prosperar incluso en las junglas de hormigón más densas construidas por la humanidad.

Promover y preservar la biodiversidad urbana es esencial para crear ciudades sostenibles y resilientes, apoyar los servicios ecosistémicos, mejorar el bienestar humano y conservar las especies autóctonas en las zonas urbanas.

Las iniciativas de recuperación de vida salvaje en el entorno urbano pretenden restaurar e integrar los elementos naturales en los entornos urbanos, creando ciudades más sostenibles y biodiversas. Aunque el concepto de rewilding es todavía relativamente nuevo, varias ciudades de todo el mundo han puesto en marcha con éxito proyectos de repoblación y rehabilitación urbana.

Singapur

A pesar de ser una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, Singapur, pionera de la sostenibilidad urbana, ha puesto en marcha innovadoras iniciativas de rewilding urbano. Singapur recibe el sobrenombre de «ciudad jardín», o «ciudad en un jardín», por una buena razón: ha transformado zonas industriales abandonadas en vibrantes espacios verdes, como los emblemáticos Jardines de la Bahía. Estos espacios no sólo contribuyen a la estética urbana, sino que también proporcionan hábitats para la vida salvaje y ofrecen oportunidades educativas a residentes y visitantes.

Dada su reducida superficie, Singapur es sorprendentemente rico en biodiversidad. Según la Junta de Parques Nacionales de Singapur, la ciudad-estado alberga más de 40.000 tipos de organismos no microbianos.

Londres, Reino Unido

Londres se ha embarcado en un ambicioso proyecto de reforestación dentro de la Estrategia Medioambiental de Londres, con el objetivo de que la mitad de la ciudad sea verde en 2050. La ciudad se ha esforzado por aumentar los espacios verdes, como parques, jardines y azoteas, para mejorar la biodiversidad y proporcionar hábitats naturales a diversas especies. Se han hecho esfuerzos por reintroducir plantas autóctonas, mejorar los hábitats fluviales y crear corredores de vida salvaje por toda la ciudad.

La ciudad alberga más de 14.000 especies diferentes de plantas, animales y hongos en sus numerosos parques y bosques, así como humedales protegidos.

Berlín, Alemania

Berlín ha adoptado la repoblación urbana a través de varios proyectos, como la conversión de antiguos aeropuertos y estaciones de ferrocarril en espacios verdes. Por ejemplo, Tempelhofer Feld, un antiguo aeropuerto, se ha transformado en parque público y reserva natural. La ciudad también ha integrado tejados verdes, muros verdes y jardines verticales en su tejido urbano, fomentando la biodiversidad y mejorando la calidad del aire.

En la actualidad, Berlín se caracteriza por sus amplios espacios verdes, que incluyen más de 2.500 parques, jardines y bosques, todos ellos con un importante papel de apoyo a la biodiversidad.

Curiosamente, cerca de la mitad de las abejas de Alemania se descubrieron en Berlín.

San Francisco, Estados Unidos

San Francisco, que históricamente ha sido un centro crucial de movimientos ecologistas, también puso en marcha iniciativas de rewilding urbano para mejorar la resiliencia ecológica y promover la biodiversidad autóctona. Este centro tecnológico y de energías limpias californiano se ha centrado en la restauración de hábitats autóctonos, como humedales y zonas ribereñas, para proporcionar hábitats cruciales a la flora y fauna locales. La reintroducción de especies vegetales autóctonas y la creación de corredores verdes han ayudado a conectar ecosistemas fragmentados y a aumentar la biodiversidad en la ciudad.

Este vibrante punto caliente de biodiversidad urbana, que tiene como objetivo ser neutro en carbono para 2045, trabaja actualmente en su objetivo de alcanzar el 22,6% de cobertura arbórea en toda la ciudad para 2040.

Melbourne, Australia

En 2017, Melbourne adoptó el rewilding urbano a través de la «Estrategia de Naturaleza en la Ciudad» con el objetivo de promover una variedad de ecosistemas robustos y prósperos que mejoren el medio ambiente y el bienestar de los residentes de Melbourne, formando la base para una ciudad sostenible y más habitable.

Desde entonces, la ciudad ha transformado espacios infrautilizados, como callejones y tejados, en zonas verdes, creando hábitats para aves, insectos y otros animales salvajes. La iniciativa de bosques urbanos de Melbourne también se ha centrado en plantar árboles autóctonos y mejorar la cubierta arbórea urbana para aumentar la biodiversidad y mitigar el efecto isla de calor urbano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *