Logo, Leisure Activities, Person
dormokaba.com
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Flag
Flag

Al entrar en el recién construido Hospital Real de Adelaida, sería fácil para cualquiera olvidar que está en un centro médico. Esto es uno de los principios que definen el futuro de la atención sanitaria: la curación centrada en el ser humano.

La luz que se derrama a través de un atrio de cristal de dos pisos en la entrada principal saluda a los visitantes. A medida que avanzan por el hospital, fotografías de paisajes del sur de Australia y obras de arte aborígenes salpican los pasillos. Los médicos contemplan su trabajo en terrazas al aire libre y los pacientes hacen ejercicio en jardines. Flotas de robots entregan comidas personalizadas, ropa de cama limpia e instrumentos quirúrgicos en toda la instalación.

Este hospital no es sólo una maravilla tecnológica; es una obra de arte. Puede parecer el sueño de un arquitecto, pero ya es una realidad para miles de médicos y pacientes australianos.

El Hospital Real de Adelaida abrió sus puertas en septiembre de 2017, reemplazando – y superando ampliamente – su versión anterior. Hoy en día tiene 800 camas y 40 quirófanos que atienden a 85.000 pacientes internos y 400.000 pacientes externos cada año. La enorme instalación costó 1.900 millones de dólares y se extiende por tres manzanas de la ciudad, lo que lo convierte en el proyecto de construcción más caro de Australia y el tercero más caro del mundo.

Tecnología con un toque humano

Airplane, Transportation, Vehicle

Desde la tecnología puntera, hasta el diseño eficiente y un enfoque centrado en el paciente, la innovación es el tema que une a Adelaida.

La tecnología de nivel mundial asegura que cada paciente reciba un cuidado óptimo, permitiéndole hacer todo, desde seleccionar sus propias comidas usando un sistema informático en la habitación, hasta recibir medicación a través de los gabinetes dispensadores de una farmacia automatizada. Los amigos y familiares de los pacientes pueden navegar por el hospital sin estrés utilizando quioscos con pantalla táctil que imprimen instrucciones personalizadas.

El hospital ha aprovechado la tecnología ecológica para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 por ciento, incluyendo accesorios de alta eficiencia energética, la optimización de la luz natural y la recolección de agua de lluvia.

Los beneficios de la innovación tecnológica se extienden mucho más allá de las paredes del hospital: las instalaciones de telemedicina hacen que la atención de Adelaida se extienda a zonas rurales remotas, en las que los residentes podrían no tener acceso a instalaciones de nivel similar.

El diseño eficiente ahorra tiempo y vidas

En un entorno hospitalario, uno o dos minutos pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte. Por lo tanto, el diseño innovador de una gran instalación médica como el Hospital Real de Adelaida puede salvar miles de vidas cada año.

Cuando los pacientes llegan al área de emergencias, son llevados inmediatamente a uno de los 70 cubículos individuales (reemplazando las cortinas usadas en las salas de emergencia tradicionales), eliminando el tiempo que pasan en una sala de espera.

Las unidades de cuidados intensivos se apilan unas encima de otras para reducir el tiempo de transporte del paciente, incluyendo servicios vitales como las transfusiones de sangre. Los ascensores rápidos significan que cualquier parte del hospital es accesible en menos de dos minutos.

Las puertas sin contacto, especialmente las de los baños, reducen la transmisión de gérmenes evitando que los pacientes entren en contacto con las manillas de las puertas. Los operadores automáticos de puertas giratorias y correderas hacen que los pacientes que se desplazan con muletas o sillas de ruedas pueden moverse con facilidad por todo el hospital. Las mismas puertas inteligentes, combinadas con sistemas de seguridad automatizados, también pueden proteger a los pacientes que no pueden moverse con seguridad por el hospital por sí mismos o que podrían intentar salir sin compañía.

Poner al paciente en el centro

Chair, Furniture, Person

Muchos hospitales por todo el mundo atienden principalmente las necesidades de los médicos o los administradores. En Adelaida, sin embargo, el trayecto del paciente hacia la salud está en el centro de cada etapa del cuidado.

Cada paciente se queda en su propia habitación, con ventanas que se abren para dejar entrar el aire fresco y la belleza natural. Cada habitación tiene una cama supletoria para que cualquier cuidador nocturno pueda quedarse sin comprometer la comodidad.

Poner al paciente en el centro significa cuidar de todos los que orbitan a su alrededor. El área de comidas se abre a un gran anfiteatro al aire libre donde los médicos, enfermeras e investigadores pueden reunirse y colaborar. Hay casi cuatro hectáreas de parques ajardinados y espacios verdes internos, incluyendo más de 70 patios, terrazas y jardines. Todos en el hospital tienen acceso a servicios como un banco, una oficina de correos, un gimnasio, restaurantes y un centro de cuidado infantil. Con las últimas innovaciones, el Hospital Real de Adelaida ofrece un vistazo de cómo será el futuro de la asistencia sanitaria: centrado en el paciente, innovador y curativo. Su existencia es la prueba de que la medicina moderna y flexible no es una quimera, sino una realidad que espera ser difundida por todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *